Los Secretos de la Basílica de San Esteban | Unitrips

LOS 12 SECRETOS DE LA BASÍLICA DE SAN ESTEBAN EN BUDAPEST

Ven de visita con Unitrips a uno de los mayores tesoros de la arquitectura húngara que, a pesar de su juventud, se manifiesta como una de las construcciones más imponentes del estado magiar. Acompáñanos a descubrir los secretos de la Basílica de San Esteban en Budapest.

 Basilica de San Esteban

Basílica de San Esteban. Fotografía de Lenart Tange.

No es una basílica

El primer secretillo que guardan los húngaros con respecto a su famosa catedral es que, en realidad, no es una basílica, a pesar de que los ciudadanos se empeñaron en denominarla así desde el primer momento de su construcción, allá por el año 1851. En realidad el edificio no posee forma basilical y en su lugar se construyó con planta de cruz griega.

Es la iglesia más grande de Hungría

La Basílica de San Esteban, ubicada en la ciudad de Pest, es la iglesia más grande del país. Puede albergar a más de 8.500 personas, en sus 87 metros de largo por 55 metros de ancho. Los húngaros también pueden presumir de que su catedral es, junto al inmueble del Parlamento, el edificio más alto de la ciudad y se queda a tan solo 4 metros de los 100. Las vistas desde su cúpula son increíbles, así que no podemos olvidarnos la cámara de fotos. Por cierto, no tienes que hacer excesos a la hora de subir, porque puedes hacerlo en ascensor, aunque si te va lo del ejercicio también se accede subiendo más de 360 escalones.

Esto sí que es dar el campanazo

Y tanto. Los húngaros no escatimaron a la hora de habilitar y sacar todo el partido a su campanario. De hecho, la Basílica de San Esteban posee la campana más gordota de Hungría. Nada más y nada menos que más de 9 toneladas de hierro. Es la segunda que cuelga del campanario, pero no creáis que la anterior fue moco de pavo. También echaron el resto y llegó a pesar 8 toneladas, pero la fundieron en la II Guerra Mundial.

 Basilica de San Esteban

Santa Diestra. Fotografía de Dennis Jarvis.

La mano momificada de San Esteban

La verdad es que esto de las reliquias puede resultar un poco gore, pero es así. En el interior de la catedral encontraréis la Santa Diestra. No es otra cosa que la mano momificada de San Esteban. Este señor fue el primer rey de Hungría y se le atribuye la conversión de los magiares al catolicismo. El fundador del estado húngaro es muy apreciado en su país y sus conciudadanos se lo agradecen, entre otras muchas formas, manteniendo en conserva su vetusta extremidad superior que, por cierto, lleva inerte casi un milenio. Si deseas admirarla en todo su esplendor, tendrás que aflojar 1€ y, en ese caso, una buena luz iluminará a la Santa Diestra.

Aquí se casó la reina del pop

Bueno esto es hacer un poco encaje de bolillo con la información. En realidad, Madonna, la reina del pop, asistió a sus esponsales cinematográficos en 1996 y es que esta catedral fue la elegida por Alan Parker, director de ‘Evita’, para rodar la escena de la boda de la rubia protagonista con su adorado Perón.

El Mercadillo de Navidad de la Basílica de San Esteban

Si eres de los que disfrutan de lo lindo con las fiestas navideñas, el mazapán, los Reyes Magos, San Nicolás y toda la parafernalia de las Santas Pascuas, tienes que aprovechar tu visita para acercarte al precioso mercadillo de Navidad que instalan en estas fechas delante de la Basílica de San Esteban. Es típico, típico, típico. Posee todos los encantos de los rastrillos navideños del centro de Europa: puestecitos, vino caliente, galletas de jengibre, artesanía… ¡Jingle Bells, jingle bells… sobre todo con ese pedazo de campana!

La tumba de un jugador del Real Madrid

Efectivamente, otro de los secretos que esconde la catedral es que aquí yacen los restos mortales de uno de los jugadores de fútbol más importantes de todos los tiempos, el húngaro Ferenc Puskás. El jugador magiar se mantuvo en el Real Madrid desde 1958 a 1966 y formó parte de una de las delanteras más legendarias del equipo merengue, en compañía de Di Stéfano, Kopa, Real y Gento.

 Basilica de San Esteban

Cúpula de San Esteban. Fotografía de Dom Crossley.

Para ir de conciertos

La acústica de la Basílica de San Esteban de Budapest es sencillamente inigualable. Si disfrutas con la música clásica, tienes que ir de conciertos a este imponente escenario. Es frecuente la celebración de audiciones de música sacra y sus recitales de órgano son famosos en toda Europa. Vivaldi, Bach o Mozart son habituales de la catedral. Decir que el organista de San Esteban posee una buena colección de premios internacionales y que la basílica ofrece conciertos todos los jueves, por un precio que ronda los 20€. Eso sí, si vas en invierno, procura asistir abrigadito. Estamos en Hungría y hace un frío que pela.

Punto de encuentro joven

Alrededor de la basílica húngara, existen un montón de cafetines, bares y lugares para tomar algo. Es el sitio ideal para sentarse un rato y admirar la fantástica fachada neoclásica del edificio. Además es en esta zona donde suelen quedar los jóvenes de Budapest. Ya lo sabes, si quieres integrarte y conocer gente, únete a una de las kedadas en la puerta de la catedral.

Desde Buda sobre el Danubio

Una de las mejores formas de acceder a la Basílica de San Esteban es desde Buda, cruzando a través del famoso Puente de las Cadenas. Este recorrido te va a proporcionar una de las vistas más asombrosas del Danubio. Vale la pena.

Helados con forma de rosa

A sólo 100 metros de la fachada principal, en una esquina de la plaza de la basílica, podrás disfrutar de uno de los helados más famosos de toda Hungría. Se trata de riquísimos conos con forma de rosa. Deliciosos y cremosos pétalos de la heladería Gelarto Rosa. Son un pelín carillos, pero vale la pena catarlos. Si te apetece puedes pedir cada pétalo de un sabor y te saldrá una rosa muy colorida y sabrosa.

 Basilica de San Esteban

József Mindszenty. Fotografía de Thanate Tan.

Arte húngaro del siglo XX

Para los amantes del arte decir que la Basílica de San Esteban de Budapest encierra en su interior una de las muestras más representativa de los mejores artistas húngaros del siglo XX. En un entorno de mármoles rojos y negros, podrás contemplar frescos, esculturas, cuadros, objetos litúrgicos… Tal vez una de las imágenes más extrañas del mundo sea la del cardenal húngaro József Mindszenty, para quien el comunismo no era santo de su devoción. El hombre falleció de muerte natural en Viena, en 1975. No obstante, en la representación aparece crucificado sobre una hoz y un martillo, en una alambrada de espinos. Too much y quítale hierro al crucifijo de la hoz y el martillo que le regaló Evo Morales al Papa Francisco.

Y a lo sabes, si vas a Budapest no dudes ni un segundo en visitar la basílica y atento a todas y cada una de sus curiosidades.

  • celeste

    buenisimo comentario. Es una iglesia bellisima. Realmente la ac ustica es fantastica. estuvimos en el.concierto del martes 11. bellisimo. Ojala hubiera leido tu blog antes y asi podia admirar con mas atencion. les recomiendo el C D del.concierto que realizan. muy bueno!

¿Quieres ser el primero en conocer nuestras ofertas secretas?